¿Cómo crear una empresa desde cero en México?

Emprender es casi igual que cuando decides casarte con tu pareja, es ese preciso momento donde estás por cometer la mejor o la más lamentable decisión de tu vida, cualquiera de las dos es un aprendizaje para tus futuros emprendimientos.

Realizar los pasos adecuados y hacerlos de la mano de profesionales en la materia, permitirá acelerar el proceso y reducir errores. Es por eso que hoy te vamos a enseñar cómo empezar una empresa de cero en México, todos los trámites que deberás realizar para constituir tu empresa y para que empieces a vender.

Lo primero es tener la idea clara, sí, esto parece lógico pero algunos emprendedores se dejan llevar por la emoción y no realizan un estudio antes de lanzarse al mar. Cuando vas a sacar un producto o servicio, antes debes realizar un análisis donde definirás a quiénes va dirigido tu producto, en qué beneficia a esas personas y cuál es su valor diferencial.


Después de que tengas claro qué es lo que buscas y a dónde te diriges, podrás empezar a vender tu producto. A partir de esto vas a ver cómo se comporta el producto o el servicio en el mercado, cuál es el recibimiento del público y qué tan rentable será a futuro.

Cuando sientas que vas por buen camino, esto quiere decir que ya no eres el que vende, el que sube el contenido a redes sociales o el que visita a los clientes, es ahí cuando empiezas el proceso legal y es la constitución de tu empresa.

Ahora bien, al momento de constituir, estos son los pasos a seguir si estás pensando constituir una sociedad mercantil (con excepción de la sociedad por acciones simplificada o SAS), estos son los ocho pasos que debes seguir:

  1. Ten clara la información básica: Esto incluye el nombre de la sociedad y de sus accionistas, su objeto social (es decir, lo que hará tu sociedad) y su capital (lo que tú y tus socios aportarán), entre otros.
  2. Obtén la autorización de uso de nombre: Esta se solicita ante la Secretaría de Economía y garantiza que no existan dos sociedades con el mismo nombre. Te recomendamos tener al menos tres opciones de nombre en caso de que tu primera opción una no esté disponible.
  3. Revisa y aprueba tu estatutos: Los estatutos sociales son las reglas internas de funcionamiento de tu sociedad. Te recomendamos solicitarle a un experto que los redacte para que el día de mañana no tengas problemas con tus socios y puedas crecer sin tener que reformarlos.
  4. Firma el acta constitutiva de la sociedad: Una vez aprobados tus estatutos, estos deben protocolizarse ante un notario o corredor público. Cuando estén listos, el notario o corredor te entregarán una copia de los Estatutos protocolizado para que puedas adelantar los trámites correspondientes ante la autoridad tributaria (en México, el Servicio de Administración Tributaria o SAT).
  5. Alta ante el SAT: El apoderado de la sociedad debe asistir al SAT para hacer el alta de la sociedad y que te asignen un número de identificación tributaria (o RFC). Antes de hacerlo, asegúrate de que tienes todos los documentos que necesitas listos, incluyendo un comprobante del domicilio fiscal de la sociedad. De igual manera, prepárate para las preguntas que te realizarán.
  6. Obtención de la FIEL: Una vez la sociedad tenga su RFC, se debe solicitar la firma electrónica avanzada o FIEL. Ésta te permitirá firmar tus declaraciones en línea, entre otras cosas. Para esto, recuerda llevar una USB al SAT.
  7. Alta ante el RPC: El notario o corredor llevará a cabo el registro de tu sociedad ante el Registro Público de Comercio (RPC).
  8. Obtención primer testimonio: Una vez efectuada el alta ante el SAT y el RPC, si llevaste a cabo el trámite con un notario, éste te entregará el Primer Testimonio del acta constitutiva.

Si deseas conocer más sobre nuestros servicios financieros puedes ingresar a este link.