Derechos de autor, clave para la protección de tu empresa

En los últimos años el país ha experimentado un auge significativo en la estimulación de procesos de innovación, emprendimiento, creatividad y pensamiento disruptivo para las personas naturales y jurídicas. Estos procesos se han encontrado respaldados por múltiples disposiciones normativas que fomentan la creación de productos y servicios creativos y disruptivos, un ejemplo de ello es la creación del Decreto 1669 de 2019, por medio del cual se reglamentó el incentivo tributario para las empresas de economía naranja o las iniciativas para crear ministerios de ciencias, tecnología y emprendimiento. 


Te guiamos en los acuerdos de inversión, contratos de vesting y contratos comerciales.


Al mismo tiempo de esta estimulación estatal, las empresas se han visto cada vez más interesadas en salir de la zona de confort y participar activamente de la creación de productos o servicios que contemplen la existencia de factores de innovación o creatividad.

El ordenamiento jurídico ha contemplado distintos mecanismos de protección de estos factores de innovación o creatividad para las empresas o personas naturales, entre los principales: la propiedad intelectual, la propiedad industrial y los derechos de autor. 

En este artículo te contamos qué son los derechos de autor, cómo puedes proteger tu empresa por medio de estos derechos y cómo en Backstartup podemos dar solución a tus necesidades. 

Los derechos de autor han sido definidos como toda creación intelectual originaria de naturaleza artística, científica o literaria, susceptible de ser divulgada o reproducidas de cualquier forma. Los derechos de autor no protegen ideas, puesto que no son consideradas como obras y su uso es libre. Para que la obra artística, científica o literaria sea protegida, es necesario que sea original, sin necesidad que sea novedosa, basta que la creación se pueda distinguir de cualquier otra obra del mismo género. 

Las empresas, dentro de sus procesos de innovación o creación y, por medio de sus trabajadores, se ven en la necesidad de crear, entre otras cosas, documentos, softwares, bienes de contenido literario o artístico, piezas publicitarias, videos, páginas web con imágenes y, en general, productos o servicios que son el elemento fundamental de la empresa o que ayudan a su desarrollo. Todos estos bienes, productos o servicios que contienen obras artísticas, científicas o literarias originales, pueden ser susceptibles de protección por los derechos de autor, por lo que merecen de un blindaje jurídico sólido que permita a las empresas tener certeza y determinar que los derechos que se deriven de estos bienes recaigan sobre la persona jurídica y no sobre el trabajador o el contratista. 

Los derechos que se derivan de los derechos de autor son principalmente dos: los derechos patrimoniales y los morales. En lo que respecta a los derechos patrimoniales, estos han sido definidos como aquellas facultades exclusivas que le permiten al autor controlar los distintos actos de explotación económica del bien, dentro de los cuales encontramos: el derecho de reproducción, de comunicación pública, transformación, distribución, seguimiento y demás actos o contratos económicos que se deriven de su explotación.

Por otra parte, los derechos morales son los que se derivan de la creación misma de la obra y recaen exclusivamente sobre la persona que crea el bien que tienen por finalidad la protección de la integridad de la obra. 

En ese orden de ideas, las empresas deben asegurar que sus trabajadores o contratistas, quienes desarrollan bienes tangibles o intangibles susceptibles de protección por los derechos de autor, cedan estos derechos patrimoniales a la persona jurídica y puedan explotarlos de forma continua. 

Para que estos derechos sean propiedad de la empresa es necesario la existencia de contratos o acuerdos de voluntades que hacen realidad la cesión de estos derechos. En Backstartup, contamos con un equipo especializado en la redacción de contratos laborales o mercantiles, por medio de los cuales se brinda la seguridad jurídica a las empresas para obtener los derechos patrimoniales de autor que se deriven de la creación de obras como consecuencia de un contrato o un vínculo jurídico. 

Te invitamos a conocer nuestros servicios legales para la redacción de documentos jurídicos que permitan tener esta certeza sobre los derechos de autor que se derivan de las creaciones de las que trata el presente artículo. 

Por: Nicolás Becerra
Editado: Michell Reyes