Consejos para un flujo de caja exitoso

Toda startup o pyme debe medir e identificar su situación financiera, pero, ¿cómo hacerlo? Fácil, con un flujo de caja. Es ahí donde vamos a ver los egresos, los cuales son el pago de facturas, el pago de sueldos, el pago de servicios básicos, el pago de impuestos, el pago de préstamos, el pago de intereses, etc. Por otra parte, están los ingresos de efectivo como son el cobro de facturas, el rendimiento de inversiones, los préstamos obtenidos, entre otros.

Entré más específico lo hagas, más útil será la información que obtengas. Este se realiza antes de que empiece a correr el período de tiempo para el cual se va a construir. Tienes que saber a detalle los ingresos que obtienes en tu empresa, ya que no solo recibes dinero de las ventas, tienes: ¿créditos?, ¿aportes de los socios?,  ¿inversiones?, pueden existir algunos extras que no tengas en mente, pero que son importantes para tu informe. 


¿Cómo identificar qué es qué? Te daremos un claro ejemplo: cuando obtienes un préstamo y luego pagas cuotas, el préstamo hace parte de los ingresos de efectivo y las cuotas pasan a ser parte de los egresos de efectivo. Ahora bien, para que tengas un seguimiento más detallado de este proceso, te daremos 4 consejos para que lo hagas a la perfección:

Organiza

Es importante que clasifiques el efectivo y lo que recibes del banco. Diferencia los impuestos, pagos a proveedores, salarios, arriendo, comisiones y otros tipos de gasto. Asimismo, lo que recibes en ventas, en inversión, en préstamos, en créditos, entre otros.

Actualiza

Tener toda la información al día es indispensable para lograr un informe más claro y veraz, ve actualizando el movimiento que tengas. Como es anticipado, siempre tienes una expectativa de lo que recibes y lo que gastas, pero puede variar el cálculo. Si tienes una microempresa lo recomendado es hacerlo diario pero si eres una startup o pymes puedes hacerlo mensual. 

Controla

Entendemos que cuando estás empezando desde cero es difícil ser medido: aparecen necesidades, pero si logras ser ordenado vas a empezar a fijar prioridades. Aprende a identificar lo que para ti es ganancia. Tener los pies en la tierra es la mejor manera de que tu empresa no fracase, saber qué tan rentable puede ser tu emprendimiento evitará que te ganes deudas que no puedes pagar y que no necesitas. 

Sé honesto

Si estás empezando, el flujo de caja es imprescindible antes de iniciar operaciones. No puedes saltarte ningún detalle, porque necesitas saber, ¿en qué te vas a gastar el dinero? Reconoce y separa los gastos personales con los de tu empresa. Nuestra recomendación es que tú hagas el primer análisis, cuando realices el segundo podrás tener muy claro todo y proyectarte. Claro, entiende que no puedes hacerlo todo, cuando te sientas preparado y tu empresa esté a flote, tendrás que confiar el flujo de caja a un financiero.


Por: Michell Reyes.