Impuesto a la renta: todo lo que debes saber como CEO

En Colombia, el impuesto a la renta es uno de los más importantes y más costosos que paga tu empresa. Por eso tú -como CEO- debes entender de qué se trata y cómo afecta tu flujo de caja.

A continuación encontrarás lo básico que debes saber sobre este impuesto:

¿Qué es el impuesto a la renta?

Se trata de un impuesto que se aplica a las utilidades que la empresa haya obtenido en el año. Es, como lo mencionamos anteriormente, el tributo más caro que pagan las empresas y, aunque se paga solo una vez al año, determinarlo correctamente puede ser clave para cuidar la rentabilidad del negocio y tu flujo de efectivo, dos de los objetivos de todo CEO.

¿A cuánto equivale el impuesto a la renta?

Para el año 2021 la tarifa general del impuesto a la renta equivale al 31% de las utilidades de la empresa y es aplicable a:

  • Sociedades nacionales y sus asimiladas.
  • Establecimientos permanentes de entidades del exterior.
  • Personas jurídicas extranjeras con o sin residencia en el país.

Somos expertos en tu negocio

En Backstartup nos hemos especializado en empresas como la tuya y por eso queremos que puedas entender tu contabilidad de principio a fin.

¿Cómo calcular el impuesto a la renta?

Para entender cómo calcular el impuesto a la renta se debe primero entender qué es la base gravable, esta es el resultado de la suma de todos los ingresos del año, menos los costos, gastos y beneficios tributarios que correspondan. Sobre esta se aplica la tasa del impuesto y obtienes el monto a pagar.

Prepárate: ¡que la declaración de renta no te pille mal parado!

Considerando que se trata del 31% de las utilidades de tu negocio, es necesario que estés preparado para que, una vez llegue abril, puedas responder correctamente por esta obligación tributaria. Por esto, acá te dejamos algunos tips que te pueden servir:

  1. Soldado advertido no muere en guerra: Uno de los errores más comunes que cometen los empresarios es no hacer una proyección de cuánto van a tener que pagar de renta antes de que termine el año. A partir del segundo semestre y especialmente durante los últimos meses del año, es muy importante que tu contador te ayude a calcular una cifra aproximada de cuánto vas a tener que pagar, de esta forma puedes tomar las acciones necesarias para hacer frente al pago de este impuesto.
  2. Ahorra durante todo el año: Si tuviste una alta utilidad durante el transcurso del año, es importante que reserves un poco de dinero todos los meses en una cuenta aparte para hacer el pago de esta obligación anual.
  3. Soporta todos tus gastos: Otra razón por las que las empresas pagan muchos impuestos es porque sus gastos no están bien soportados. Para que puedas deducir un gasto de tus utilidades debes contar con una factura válida que lo soporta y éste debe estar relacionado con la actividad de tu negocio.
  4. Si no tienes dinero para pagarla, igual presenta tu declaración a tiempo: Es muy importante que no dejes de presentar tu declaración a tiempo así no tengas dinero para pagarla, de lo contrario el valor a pagar por sanciones será más alto. Sobre esto te contamos más adelante.

Para estos cuatro puntos, la labor del contador es determinante, pues es la persona mejor capacitada para disminuir la carga tributaria y ordenar las finanzas de tu empresa con el fin de pagar el valor correcto y prepararte para el futuro.

¿Cuándo se paga el impuesto a la renta?

Como CEO, es bueno que conozcas las fechas de vencimiento de tus impuestos para evitar sanciones y estar más coordinado con el área financiera de tu empresa y prepararte para cumplir con esta obligación:

El pago de la Renta para personas jurídicas (es decir, sociedades) y asimiladas depende de los dos últimos números del NIT (sin el dígito de verificación) y se debe pagar en dos cuotas, en las siguientes fechas:

Fuente: DIAN. Calendario Tributario.

¿Hay multas o sanciones por no pagar o no declarar renta?

Sí. En el caso de que tu declaración se presente con errores o fuera del plazo establecido anteriormente, como punto de partida deberás pagar la multa mínima, que equivale a 10 Unidades de Valor Tributario (UVT), es decir, $356.000.

A esto se le debe sumar:

  • Presentación de la declaración fuera de plazo. Además de la sanción mínima, acá pueden darse dos escenarios: si actúas por iniciativa propia (es decir, sin que la DIAN te recuerde tu deber), debes pagar 5% del total del impuesto por cada mes de retraso. Ahora bien, si eres requerido por el organismo, esta cifra se eleva al 10%.
  • No presentar la declaración. Esto deriva en un pago del 20% del valor de las consignaciones bancarias o ingresos brutos del período en cuestión; o 20% de los ingresos brutos reflejados en la última declaración.
  • Declaración con errores. Si la realizas después del vencimiento del plazo de declaración, pero antes del emplazamiento para corregirla, la sanción es del 10% del mayor valor a pagar o del menor saldo a favor generado entre la corrección y la declaración previa. Pero si la haces luego de que la DIAN te requiera para corregirla, esta cifra sube al 20%.

Si presentaste pero no pagaste tu declaración, no se aplica la sanción mínima, solo se generarán intereses por mora entre la fecha establecida y el momento en que se realice el pago, los cuales corresponden a la tasa de usura vigente (26,12% anual) menos 2 puntos.

Ahora que entiendes qué es el impuesto a la renta, cómo se calcula y cuando debes pagarlo, no olvides que una contabilidad ordenada y clara es clave para disminuir la carga tributaria, y evitar inconsistencias que pudieran derivar en problemas con la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN).

Con Backstartup no solo cuentas con un equipo especializado de contadores que te apoyarán a prepararte para el cumplimiento de estas obligaciones, también estás protegido por la Garantía de Backstartup. Si tus impuestos se presentan de forma extemporánea por error de nuestro equipo contable, nosotros respondemos.